Anónimo


lunes, 2 de septiembre de 2013

7

El Usufructo de la Propiedad




Una vez conseguida la "Propiedad" (me viene dada por el sometimiento y la entrega), la potestad sobre ésta la ejerceré según la idiosincrasia de la persona (sumisa).Como nunca se me ocurriría pedirle peras al Olmo, tampoco haré lo mismo con la sumisa bajo mi potestad. Nunca voy ejercer dicha potestad si ataca a lo intrínseco de esa persona.





El usufructo que haga de la "propiedad" me vendrá dado por la citada idiosincrasia de la misma. 

 

Para que alguien esté bajo mi potestad me tiene que gustar como persona. Sus rasgos, tanto físicos como morales, su temperamento, su carácter,..etc, osea, lo distintivo y propio de una persona son los que me hacen tener interés por la misma. Luego tengo que tener en cuenta si sus circunstancias personales son un obstáculo insalvable para poder ejercer el usufructo sobre ella, me sería raro que, si me gusta la persona, sus circunstancias puedan ser un impedimento, pero pudiera darse el caso que la persona en cuestión tenga, por ejemplo, cargas familiares de cualquier índole que pudiera dar pie ( ahora hablo en sentido general, ya que personalmente no me lo sería ) a ser obstáculo para iniciar una relación D/s.



Para mi no entra dentro del moldeo todo lo dicho anteriormente.


Siguiendo con el ejemplo del principio, si quiero peras ya sé lo que tengo que hacer, pero nunca se me ocurrirá hacerme con un Olmo para tal fin; por mucho que haga, por mucho que "moldee" nunca conseguiré las peras que quiero, lo que conseguiré es NADA. Lo que si podrá ocurrir es que el empecinamiento en conseguir cambiar (ahora si hablo de personas) lo intrínseco de alguien, por el hecho de tener potestad sobre ella, y no ver resultados, lleve a sobrepasar el límite que nunca se debería y el moldeo se convierta en maltrato.



Una propiedad  lo es en todo momento.


La "propiedad" será mía en todo momento, esté donde esté, como esté,...etc. No entra dentro de mi el considerarme propietario sólo cuando haga usufructo de la misma. Así como un fumador no deja de serlo por no estar fumando en un determinado momento, no dejo de ser propietario cuando no haga usufructo de ella.



Las prisas nunca son buenas y menos para conseguir una relación  D/s.


Es verdad que este tipo de relación supera a las llamadas convencionales, se crea un vínculo especial, pero también son más complejas, por eso hay que tener un tiempo, no corto, de conocimiento para hacer un buen usufructo de la persona que va a estar bajo tu potestad.

No me refiero aquí sólo al conocimiento general de la persona, su carácter, comportamiento,..etc, sino al conocimiento físico, el examen del cuerpo de la mujer en profundidad (digo mujer única y exclusivamente por mi condición de heterosexual, sin ninguna otra connotación), las revisiones pertinentes, etc, nos harán sabedores de todos y cada uno de los "rincones" de su cuerpo, tal como el propietario debe conocer su "propiedad".






(Amén que las haya utilizado en otras palabras, el término propiedad siempre lo entrecomillé para resaltarlo dentro de los términos de las relaciones D/s.)






Supcripción- Correo / Follow- Email

Privación - Exposición - Uso

Cera

Propiedad BDSM